Comienza el curso 2017-2018

Ya está con nosotros el nuevo curso escolar 2017-2018. Los alumnos de primaria e infantil ya han iniciado las clases.

Durante el mes de septiembre, muchos centros escolares mantienen un horario reducido, para que los niños se adapten a la rutina y rigores de la escuela tras la vuelta de las vacaciones de verano.

Comienza el curso 2017-2018

Un año más padres, profesores y docentes inician el curso con esperanza e ilusión por lograr buenos resultados académicos.

Más allá de si los alumnos han aprovechado o no las vacaciones para repasar, toca iniciar la rutina escolar y también elegir (o no) qué actividades extraescolares para niños harán nuestros hijos una vez terminado el horario escolar.

Acudir a academias privadas de inglés es la opción más habitual. Y es que por pese a que la educación bilingüe es cada día más utilizada en las clases, para que los niños aprendan bien inglés suele ser necesario acudir a clases de refuerzo.

¿Es bueno o malo que los niños reciban clases de inglés en una academia? Por una lado están quienes opinan que no es correcto. Al fin y al cabo la educación pública debería cubrir las necesidades de los alumnos, impartiendo los conocimientos necesarios para superar cada curso. Es la es la teoría, y tienen gran parte de razón.

Pero la realidad es que sin clases de refuerzo buena parte de los alumnos no alcanzan el nivel adecuado. ¿De quién es la responsabilidad? Evidentemente aquí el sistema educativo está fallando. Este es un debate que se repite año tras año.

Como padre, uno se encuentra ante la disyuntiva de qué hacer. En mi opinión hay que ser pragmático. La vida no es como nos gustaría. No es justa y las cosas no siempre funcionan como deberían. Así pues, si uno se lo puede permitir, la mejor opción es dejar de lado los debates sobre el sistema educativo y centrarse en que nuestros hijos alcancen el mejor nivel posible. Al fin y al cabo de eso se trata, de que estén bien preparados para el futuro.

Mi opción por tanto sería sin ninguna duda acudir a una academia privada de inglés. Requiere hacer un esfuerzo, tanto a nivel económico como de organización. Pero es una área muy importante y no se puede descuidar el aprendizaje de este idioma, que abre fronteras y es el idioma internacional de los negocios.

Otras actividades extraescolares habituales son los deportes o bien clases relacionadas con el arte (música, baile, etc). Llama la atención la falta de cursos de tecnología para niños. Siendo la tecnología un campo que ha cobrado una gran importancia de cara a encontrar un empleo.

Se suele justificar la asistencia a clases deportivas por enseñar una actividad competitiva y de trabajo en grupo. Y eso es correcto. Pero las clases de tecnología, donde también se desarrollan proyectos en equipo pueden servir para este mismo propósito. Y además dan a los niños unos conocimientos en robótica, programación o diseño de apps que les ayudarán muchísimo en el futuro a labrarse una carrera laboral.

Ideas para aprender en el nuevo curso

No ha todos los niños les gustan estos talleres, igual que no a todos les gusta practicar un deporte o aprender a tocar un instrumento. Aquí los padres tienen un papel clave: dar con un tema que guste a sus hijos. Y es que buena parte del aprendizaje dependerá de que los alumnos se impliquen en la tarea a aprender.

Si los padres tienen interés y conocimientos en materias de tecnología, ellos mismos pueden iniciar a sus hijos en cómo usar herramientas de tecnología para aprender. Con ese propósito se han creado herramientas como Scratch, kits con Arduino, o pequeños robots programables.

Hoy día hay muchos pequeños robots para niños. Muchos de estos modelos son para montar, con lo que el niño aprenderá conceptos básicos de robótica y electrónica. Aunque suene complicado hay kits para todas las edades.